lunes, 7 de noviembre de 2011

Bilbao










A seis mil metros de altitud no tengo la ración individual de comida de Tyler Durden pero sí la de amigos.

A seis mil metros de altitud, con un asiento vacío entre los dos no encuentro manera de robar el balón y empezar mi partido.

A seis mil metros de altitud turbulencias, risa nerviosa...

Gafas, chicle de fresa y flequillo que me recuerdan no demasiado al anticristo.

A seis mil metros de altitud Roberto Baggio sale a la contra con un balón venenoso. Al fín otra vez compitiendo, alegre y resignado imagino la grada de San Siro llena de banderines negri-azules.

A seis mil metros de altitud irrumpes en mi vida para regalarme mi ración individual de sexo y autoestima.

"Creo que nunca he pasado tanto miedo volando", "si lo sé me quedo en madrid y no trabajo", "¿vas a Bilbao por trabajo?", "¿Tú porqué vas a Bilbao?", "también voy por trabajo" , "voy a impartir un curso", "soy controller financiera".

A seis mil metros de altitud tu novio es sujeto omitido.

A seis mil metros de altitud sacas la banderita y yo la veo "no conozco a nadie, vengo dos dias, si hace mal tiempo es muy aburrido".

En tierra firme...

Las maletas una excusa para seguir viéndote. Se adivina un buen culo y una piel límpia.

En tierra firme cruzamos teléfonos y dejamos abierto el marcador.

Al día siguiente jugamos el segundo tiempo.

Llueve y quiero que nos hagamos Bilbao más entretenido.

Llueve sobre mojado, no se cuantos hoteles hay en Deusto pero es demasiada coincidencia que estemos en el mismo, ¿no crees?.

NH Deusto, en recepción a las 21:00, escote con fular, cojo la indirecta. Tienes dos tetas pero no quieres parecer fácil.

Paseo, poco trabajo, aburrimiento.

Cena en La Gabarra, indirectas, directas, miradas. Nerviosa me dejas caer que mañana no madrugas. Yo madrugo pero por tí trabajo con sueño.

Roberto Baggio está oxidado, busca un quiebro delante de la puerta pero no ve el área.

Llúvia mojando la ría, no hay cafetería en el hotel, pasa el tiempo y se acerca el pitido final.

Llúvia, carrera para no mojarnos, portal.

Llúvia, portal, humedad alientos.

Alientos, labios y el proyecto de que pases a formar parte de mi prosa poética.

Alientos, labios, mi pierna abre las tuyas, mis manos desgarran tu camiseta, tus tetas calientes en la palma de mi mano.

"La primera regla del club de la lucha es que no se habla del club de la lucha", la primera regla de nuestra lucha es que esta noche probarás mi ducha.

No sé porqué, en los ascensores sale lo mejor y lo peor de mí. Te emputezco frente al espejo.

En la habitación te empotro en la pared y moldeo tu culo.

Cae tu suje, sale la camiseta...

Cae tu pantalón y mientras me das la espalda, tus bragas son mi pasatiempo favorito.

Mojo mis dedos en tí para olerte, para degustarte.

Y ahora innovo y creo algo nuevo para tí...

Tu espalda y tu culo en el saliente de la bañera.

La alcachofa de la ducha se alterna con mi lengua para hacerte volver a subir a seis mil metros de altura.

Y después, como Bunbury, nado desnudo en tu oleaje.

Acabándose este 2011, dedico este gol a quienes no han creido en mí este año.



21 comentarios:

  1. Grande maestro, como siempre...

    Se ha hecho duro, tus directas me han dejado vencida y knockeada.

    Te lo creas o no, yo aún no he podido volver al campo, me alegro de que tú sí... o no?

    Muak

    ResponderEliminar
  2. Que estilo tienes maestro...

    "Después de una noche en el club de la lucha se baja el volumen del mundo real"

    Un beso

    ResponderEliminar
  3. FireMoon:

    En lo importante vale la pena apostar fuerte, estoy seguro de que eres capaz de matar un buey.

    Espero que un día me digas en un comentario que has sido capaz de hacerlo.

    El campo siempre está ahí, a veces vale la pena no pisarlo.

    ResponderEliminar
  4. Alice y Blur:

    Gracias por vuestro comentario.

    "Somos la mierda cantante y danzante de este mundo"

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Ay que golfillo eres <3. Muchas gracias por las felicitaciones. Un besico.

    ResponderEliminar
  6. Siempre he dicho que en los aviones los asientos están indecentemente juntos. Luego pasa lo que pasa.

    ResponderEliminar
  7. Maestro, que buen partido. Fascinante tu blog. Lo visitaré con mucha frecuencia, además mi alma desde ya lo reclama.

    Maestro lo espero en mi Galería de letras para que nos tomemos un café y deje su huella.

    Un abrazo desde Barranquilla, Colombia.

    ResponderEliminar
  8. Maya,

    Golfillo en el buen sentido :) , gracias por pasarte por aquí.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  9. Dantonmaltes,

    La pena es que no pasa todas las veces que nos gustaría.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Galeria de letras,

    Siempre que veo el reporte de conexiones me pregunto por quien me lee desde Colombia, Nueva Zelanda o Arabia Saudí.

    Celebro que un lector me deje un mensaje desde ultra-mar.

    Seguro que me tomo el café contigo, más si es de Colombia.

    Un Euroabrazo para América.

    ResponderEliminar
  11. El sábado que viene hay fiestón. Si quieres contactame.

    ResponderEliminar
  12. A seis mil metros de altitud o a seis centímetros del suelo, está visto que si uno lo desea puede alcanzar las estrellas.
    Como siempre, es un verdadero placer entrar a su blog y perderse entre sus letras mi querido Maestro, porque yo siempre creí en usted.

    Mil besitos de chocolate para endulzarle este fin de semana

    ResponderEliminar
  13. Dsntón:

    Te contactaré, me pica la curiosidad ante tamaña oferta.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Julia:

    Gracias por tus dulces besos y por tu comentario.

    Crees en mi porque no me tienes. Se trata de la tendencia humana a no darle el justo valor a las cosas que ya tenemos y sobre valorar las que no tenemos todavía.

    Darse cuenta de esto y obrar en consecuencia es sintoma de madured.

    Un beso

    ResponderEliminar
  15. gran relato... me gustaría saber si un maestro como tu, también ha pasado malas épocas... nos cuentas una maestro? porque imagino que tratar de transmitir una imagen de genio ha debido ser originada por numerosos desengaños, decepciones, malos momentos...

    ResponderEliminar
  16. Anónimo:

    Gracias por un comentario que hila tan fino...

    Así es, he pasado por muy malos momento y malas rachas. Este año, no hace mucho, me ha tocado pasar por uno de los peores.

    En realidad no tengo voluntad de parecer un genio, es solo que es más cómodo regodearse en lo bueno que en lo malo.

    Ya he escrito alguna entrada sobre algún mal momento, no descarto repetir en un futuro.

    Por cierto, has despertado mi curiosidad.

    Gracias.

    ResponderEliminar
  17. Estar en el momento oportuno, en el lugar oportuno junto a alguien por el que merezca la pena ascender seis mil metros. No creas querido, pocos hombres que no has visto nunca son capaces de mantener una conversación interesante que acabe en una ducha, muy pocos...
    Lo de la ducha me trajo calientes recuerdos...los de mi primera vez en una ducha.

    De lo malo sales mas fuerte, lo sabes verdad?

    ResponderEliminar
  18. Princesa:

    Lo se de sobra, ya lo sabia Nietzsche.

    Sinceramente, creo que es mas el lugar y el momento que la ejecución técnica antes de llegar a la ducha.

    Gracias por tu comentario y besos en el cuello.

    ResponderEliminar
  19. El deseo y la pasión puede ser igual a 6000m que a ras del suelo, solo hay que dejarse llevar y disfrutar de esos momentos.

    Gracias por tus palabras y por tu visita a mi rincon.

    Besos.

    Lunna.

    ResponderEliminar
  20. Lunna,

    Gracias a tí por tu visista al mío.

    El deseo y la pasión no entienden de altímetros, tampoco están sujetos a la razón.

    Besos

    ResponderEliminar

Comentame que te ha parecido.