lunes, 10 de octubre de 2011

RECORDÁNDOME II




Sigo recordándome...

Os dejo con otro recuerdo...

__________________

TAMARA Y LA GENEALOGÍA DE LA MORAL

Felipe tiene un Audi A3 rojo, a Felipe le encantan los coches. Felipe va al gimnasio y valora a sus amigos por encima de todo. El Todo es Tamara o al menos fue todo para él. Felipe nunca tuvo éxito con las chicas pero ahora va al gimnasio y eso cambiará, todavía no se le nota lo suficiente pero es cuestión de tiempo, además ahora que lo ha dejado oficialmente con Tamara tendrá más tiempo para entrenar con sus amigos.

Tamara no le dejaba ser el mismo, le decía como vestirse, “no fumes porros”, lo único que no le decía es como hacerle el amor o lo que es lo mismo, como follarse el Todo.

Tamara le desvirgó y se desvirgó con él en su casa una noche de Agosto. Era la primera vez pero el salió convencido de que fue el polvo del siglo. Ella se corrió… Bueno, al menos es fue la sensación que él tuvo por los gemiditos y la humedad.

Él se corrió sin duda alguna, se corrió como un conejo que cae de espaldas tras eyacular. Más tarde, vino aquella alergia al latex que superó sin medicación y con experiencia, con la experiencia de envainarla en unos cuanto condones.

Tamara tonteaba con todos…

Se acabó el ir detrás de ella, se acabó el curiosearle el móvil, se acabó interrogar a sus amigas, se acabaron sus actitudes de puta, las de puta y las de reputa.

“Ahora le he dado la vuelta a la tortilla”, “ahora es ella la que va detrás”, “ahora es ella la que se preocupa y llama”, “ahora mando yo”, “ahora me la zumbo cuando puedo y quiero”,

Queda con Tamara con cualquier excusa y se la folla, estará así hasta que le haga caso otra mejor porque “todavía no se le nota lo suficiente el gimnasio”.

Primera llamada:

Rin… Rin…

Nacho: ¿Si?.
Tamara: Hola cielo.
N:¿Qué tal?.
T: Bien, aquí, acordándome de ti…
N: ¿Te acuerdas mucho?
T: Si… Me acuerdo tanto que se me pone el dedo contento, ya no me quedan huellas dactilares.
N: Es bueno saberlo.
T: ¿Te puedo ver hoy?
N: Estás un poco pesadita, ¿no crees?
T: ¡No me trates así!.
N: ¡A mí no me levantes la voz niñata!.

Clock!

Segunda llamada:

Felipe: Hola…
Tamara: Hola cielo…
F y T: Bla, bla, bla.
T: Es que no me siento preparada para hacer el amor con nadie más…
F: Es que lo estoy pasando muy mal y va a ser peor…
F y T: Bla, bla, bla...

Clock!!!!.

Tercera llamada:

Iván: ¿Si?.
Tamara: Hola cielo.
I: ¿Cómo estás guapa?.
T: Ya sabes como estoy cuando me acuerdo de ti…
I: ¿Quieres que nos veamos?.
T: Si cielo, ¿estás solo en casa?.
I: No, ¿y tu?
T: Que va niño, ¿Qué hacemos?.
I: Ya pensaremos algo.
T y I: bla bla bla…

Clock!!!!!

Mi lengua en su boca queriendo ser un pene...
Mi mano en su blusa percibiendo un pecho a través de la tela, coquito perfecto coronado por chincheta.
Mi pierna entre las suyas abriendo esos tejanos negros.
Mi boca en su cuello rumbo al sur, sus pezones en mis pulgares, glándulas de apenas veinte añitos.
Su cinturón salta con facilidad…
Su tanga por encima de la cintura es en mis manos un arnés de escalada que se tensa.
Se tensa y tenso, consigo que sus labios se abran y su interior rosado acaricie la tela.
El vaquero cae mientras Tamara descubre con su mano mi herramienta de castigo…

Salta el automático de la escalera…

Tamara sube el vaquero y tapa lo que más codicio…

Agazapados en la sombra de la escalera como dos ninjas.

Ninjas del amor…

Cae la luz y volvemos a la faena con ansia, con sed el uno del otro.

Separo sus labios con los dedos, me mojo en ella y embadurno su botón.
Ya es mía…
Despacito en círculos, se le pone una cara preciosa cuando se olvida de mi polla y solo se acuerda de ella.
Acelero… Más, más rápido…
Su pelvis empieza a danzar…
Ahora dibujo letras en su clítoris…
Siempre mayúsculas…
La A..
B
C
D
X
K

Se vuelve loca con la M…
La M de Maestro.

Acelero de nuevo, humedad resbala por sus piernas…
Me clava las uñas…
Su cara parece la de otra…
Se corre en mi mano…

Me busca, me encuentra…
Mis 20 cm listos para ella…

Comienza a bombear con la mano pero necesito follarla…

Automático de escalera, Ninjas en la sombra…

Vecinos con niños, con caniches, vecino cordial jode-polvos, muérete vecino…

Vuelve la tiniebla…

¡Ven!. Me lleva de la mano hasta la segunda planta…

Yo incomodo porto mi lanza con los dos huevos colgando por debajo…

La lanza a media asta…

Apoyo su cuerpo en la pared.
Busco con la yema de mis dedos la cara anterior de su vagina.
Me encanta el coño de Tamara porque se le nota un cambio de textura en la zona del punto G. Cambio de textura que exploro y presiono despacio pero firme mientras Tamara salta en mi mano y es incapaz de mirarme a la cara…

Subo el ritmo, más rápido, es un simple dedo pero castigando la pared anterior y no el fondo de su coño…
Coñito de veinte años que me pone perdido, que me mancha como un grifo.

Ahora es mi turno, he sentenciado el partido pero la grada me pide goleada.

Su cuerpo sobre los escalones, que no se haga daño que me joderá el polvo…
La cabecita dentro…
-¿Quieres más?...
-Si…
-Pídemelo…
-Métemela…
-Pídemelo bien…
-¡Fóllame cabrón!...

Zas, dura, firme, hasta dentro, despacio, zas…

Despacio, dura, rígida…

Zas…

Despacio hasta el final…

Acelero…

Ella vibra otra vez…

Zas…

Acelero…

Más…

Me muerde, se muerde…

Me araña…

Inundo el latex…

Sigo…

Se corre…

Sus veinte añitos son míos, no son de Felipe. Son para mí en su portal.

Tamara dice que le quiere, Tamara reinventa la moral como Nietzsche.

Un beso cielo, hasta pronto.

martes, 4 de octubre de 2011

RECORDÁNDOME




Tiempo de cambios...

Tiempo de avanzar recordando lo bueno que va quedando atrás...

Nietzsche dijo que un hombre para vivir solo debe ser o un dios o un lobo.

Inspirándome en una nueva lectora de mi blog, hoy es día para mirar atrás y recordar porque abrí este blog.

Os dejo con la primera entrada de nuestra historia.

______

¿PARA QUÉ ESTAMOS AQUÍ?

Estamos en el mundo para follar y gastar dinero, cada vez me convenzo más de ello. Por más que le busquemos a nuestra existencia un sentido más profundo y concreto nada nos hace más felices que la práctica del coito y el derroche consumista. De ahí el éxito que tiene la prostitución en sociedades tan distintas como la holandesa, la española o la afgana. Tres sociedades que se rigen por patrones de conducta tan distintos han encontrado un negocio igualmente rentable en las tres.

En los tres estados el negocio es rentable, en ninguno de ellos los hombres admitimos abiertamente que somos clientes de una prostituta o de su homólogo masculino. Además, en los tres estados el negocio de la prostitución femenina es muy superior al de la masculina.

En un país como Holanda en el que los fundamentos de la relación hombre-mujer se rige por parámetros tan distintos a los parámetros afganos, los hombres siguen yendo de putas. Hay algo en la naturaleza del hombre y de la mujer que nos lleva a acostarnos con una profesional.

Un psicólogo evolucionista diría que el hombre, ante la eterna duda sobre si sus crías son realmente suyas, necesita fecundar el mayor número de hembras posibles para asegurar que su herencia genética alcanza a la siguiente generación. El mismo psicólogo evolucionista tiene también alguna teoría que explica la conducta de la mujer pero seguro que está equivocada. La naturaleza de la mujer es demasiado compleja, nadie puede resumirla en un texto.

Yo ya he asumido que jamás las entenderé, creo que seré más feliz si dejo de intentar comprenderlas y me limito a disfrutarlas cuando tenga ocasión.
i.maestro@hotmail.com