miércoles, 17 de agosto de 2011

LEJOS




Recordarla...

Recordarla es recordar que su marido le castigaba con su ausencia...

Su marido intentaba condicionar su vida y al no dejarse ella, ponía tierra de por medio creyendose ejemplarizante.

Su marido creía tener la sartén por el mango, creía que todo lo podía su uniforme.

Mientras uno que se despojó del mismo uniforme, despojaba a su mujer de sus bragas para recordarle cuanto vale.

Recordarla no es revivirla pero es como si en este contexto hubiera demasiadas cosas comunes a aquella situación.

Hay desinterés de alguna parte, un hurón hambriento, un Seat Ibiza, camas separadas que últimamente no terminan de juntarse...

A veces da la sensación de un exceso de confianza, a veces se percibe que hay una realidad que no percibo o no quiero percibir.

A veces alguien demanda implicación recibiendo lo opuesto.

A veces alquien pide que le den lo que da, que le traten solo como provoca.

Y mientras la saliva reposa en la palma de mi mano, mi hurón no es la única parte de mí que te echa de menos.

"Una colección de pensamientos debe ser una farmacia donde se encuentra remedio a todos los males". Voltaire