jueves, 21 de enero de 2010

LUCIA V







Sin tiempo para más, fotos de Lucia...

domingo, 10 de enero de 2010

LUCIA IV







Dogmas

Hay mujeres que te otorgan el rol de novio sin serlo. Compañeras de trabajo que toman todos los días café contigo y se muestran celosas cuando no lo haces, compañeras que siempre se ponen a tu lado cuando estás en un grupo de gente demostrando que eres su macho de referencia.

Hay mujeres que te otorgan el rol de novio si serlo. Que necesitan un macho en sus vidas y te eligen sin importarles tu opinión o que tienen un macho que no cumple con todos los aspectos que ellas consideran propios de una relación. Las que están en el segundo caso te eligen para que completes esa parte del puzzle que no pueden completar con su chico.

Hay mujeres que quieren que estés perennemente dispuesto a tomar café con ellas sin follar contigo.

Hay mujeres que quieren que salgas con ellas a bailar una noche entera sin follar contigo.

Mujeres que pretenden que seas su consejero, su psicólogo, su psiquiatra, su neurólogo, su entrenador personal, su mecánico, su escolta, su amigo pero no su amante.

Hay mujeres que aguantan a un ceporro y buscan rellenar contigo los vacíos que él las deja. Son mujeres que no se creen infieles porque asocian la fidelidad a la unión pollita-chochete.

Quizá no son infieles pero son unas putas dogmáticas.

Putas dogmáticas que tienen que aprender que los dogmas se caen…

Los dogmas caen como un muro dividiendo Berlín.

Caen como la estatua de Sadam Hussein.

Caen como el plan de huida de Ceaucescu.

Putas dogmáticas…

No follarte a otro es dogma de fidelidad, la fidelidad para ellas es una cárcel.

El dogma dice que tienen que tener novio.

El dogma les dice que no se pueden ir de vacaciones solas o con unas amigas.

El dogma les dice que si tontean con un chico en un bar y no le besan son fieles.

El dogma les dice que si le asignan a un compañero de trabajo el rol de novio y no se lo cepillan, no son infieles.
Escucha lo que dice el dogma puta dogmática: “si no quedas a cenar con un compañero de trabajo hasta que lo has dejado con tu novio, eres fiel”.

Putas dogmáticas…

Mi Dogma les llama a gritos putas dogmáticas.

Mi dogma les grita a la cara que todo es relativo y les invita a relativizar su dogma carcelario.

Mi dogma les dice que si no son capaces de relativizar la cárcel en la que viven, son unas putas dogmáticas reprimidas.

Mi dogma me dice que me prohíba tener dogmas, mi dogma es el anti-dogma.

El dogma marca el sendero por el que desfila el rebaño. La rapidez con la que cae el dogma nos recuerda que todo es relativo, todo menos el tiempo y que tu y yo somos animales.

Animales que debería ponerse a follar después de olerse.

Lucía, las mujeres como tú sois las verdaderas feministas.

Lucía, no eres golfa, eres libre.

Lucía, me bajo de mi coche para subirme al tuyo.

Lucía, atravesamos en tu Passat este barrio obrero, hábitat natural del yonki en los 80.

Lucía, mientras buscas Hermanos García Noblezas levanto tu falda de colegia y compruebo que esas medias color carne me van a volver loco.

Lucía, eres lo que más luce en este antro, entre decibelios, sin garrafón y con destellos.

Te miran todos y todas mientras me cuelo en tu paladar con ayuda del ron.

Lucía, acaricio el final de tu media bajo la falda.

Lucía, tu cabeza caliente maquina nadando en el ron.

Lucía, ron con piña, sabor y besos de niña.

Sabor y besos de niña en toda una mujer.

Lucía, con una minifalda de apenas veinte centímetros quieres jugar al billar.

Jugar al billar, ¿a que juegas Lucía?.

El taco reposa entre tus muslos arrugando las tablas de la falda.

Lucía, el gordo que te mira debe follar menos que los Roper. Sus amigos van por el mismo camino.

Lucia, el gordo te mira, se buena… Cuando te agaches separa bien las piernas para que vea lo que me follo.

Lucia… El gordo tiene material pajero para un mes con tu recuerdo.

Lucia, sabes que lo que más me gusta es sentirme el macho dominante, gracias por esta sensación.

Lucia, me ganas en todas las partidas.

Lucia, en la esquina de la barra tomamos la segunda mientras acaricias mi verga por encima del pantalón.

En la mesita, junto a la pista, me bailas como un zorrón discotequero y me noto alguna fuga.

En la mesita, te ríes como una cachonda cuando te digo “con este jersey parezco Miguel Bosé cuando llevaba falda”.

Tus manos al volante, mis manos en tus muslos.

Te hago un test de humedad y compruebo que me tienes muchas ganas.

Trasatlántico a la deriva, el Passat no se queda en el carril, no eres capaz de conducir mientras castigo tu clítoris en Hermanos García Noblejas.

Doblando por Ascao, desenfundo mi polla y me masturbo. Me alivian tus lametones en cada semáforo pero tu succión me devuelve al sufrimiento.

En tu cama te dejo puesta la falda, nuestras diferencias de tamaño las solucionamos con cariño.

Vuelves a mandar encima y coges carrerilla antes de cada orgasmo.

A perrito con la falda hasta el pecho me desbordo en un orgasmo de una duración muy especial y me recuerdo a los cerdos con sus orgasmos de media hora.

Lucia, sigue utilizándome, soy tu puta.



Lucia: A la espera de tus fotos pongo otras.