domingo, 26 de diciembre de 2010

Minutos de juego.




A veces las cosas suceden con un ritmo que es dificil cambiar.

Los hechos entran en una inercia que no cambia hasta que la modificamos con una fuerza lo suficientemente contundente.

A veces, las circunstancias mandan sobre nosotros y no podemos alterar el estado de aquello que nos condiciona tanto.

En ocasiones, el trabajo desmedido para alterar la forma del contexto, el esfuerzo continuado, el esmero desorientado y la fuerza sin control no nos sirven para nada.

A veces el trabajo nos cansa, "en la carrera la fatiga es normal".

Es entonces cuando toca esperar a que cambie el viento y a que este tuerza la corriente. Es entoces cuando toca prepararse para tiempos mejores. Es momento para examinar lo que te rodea y descubrir que no estás tan mal, que tu opción no es necesariamente la mala.

Un delantero se mantiene en estado de gol o no-gol constante hasta que se le aplica un impulso que le hace cambiar dicho estado.

Para asimilar el conjunto de habilidades que te llevan al sendero del gol se hace imprescindible acumular minutos de juego.

Por eso este pseudo-gol me devuelve a la máxima competición, porque cambia para mí el estado de algunas cosas.

Va...

Los equipos irrumpen en el estadio dispuestos a comenzar el partido. El ambiente está caldeado por las declaraciones que hizo Va... hace apenas cuarenta y ocho horas en la cena de empresa...

"Para mí... si no hay penetración, no es infidelidad. Lo dijo Bill Clinton".

Todo apunta a que la cancerbera está receptiva ante la posibilidad de un pseudo-gol. Puede que el balón atraviese la línea de gol sin estamparse en el fondo de la portería.

Va... Conoces tus armas y las dejas asomarse al balcón de tu escote.

Se ha quedado con los niños creyendo que hoy cenas con tus amigas.

Confiesas que cuando follas con él masturbas tu mente pensando en otros.

Confiesas que sabes que Ca... ha pasado por mi caja registradora y te ha dado buenas referencias de mí.

Me dices que quieres que se deslice entre tus manos mi arma más contundente.

Tu defensa se deja huecos que es imposible no querer penetrar...

Y cuando encaro la frontal del área te tiras para el lado equivocado con cara de deseo.

Bonito coche, me recuerda al mío.

Bonitas piernas, ¿a qué hora abren?.

Bonitas tetas entre mis dientes.

Si no hay penetración no es infidelidad.

Esto no es follar, es masturbación asistida.

Mis huellas dactilares se borran en tu pepita mientras succionas mi polla.

La comes con ansia, tu saliva resbala y empapa mis cojones.

Y con dos dedos grapo tu coño buscando todas las teclas.

Y esto es tan morboso que te inundo la cara mientras un collar de perlas resbala por tu escote.

¿Sabes?, podrías cobrar por esto.

"El camino del futbol lleva al palacio del gol".

martes, 21 de septiembre de 2010

Jessy


Vivimos y conforme a lo vivido generamos un patrón de conducta. Después queremos imponer ese patrón de conducta a todos los demás. Somos unos fascistas de lo social.

Cuando un país llega a once ediciones de Gran Hermano hay algo en su idiosincrasia, en el subconsciente colectivo de quienes lo habitan que hace que la gente se siente a ver como otros construyen o destruyen sus vidas. El tiempo empleado en examinar la existencia ajena complementa al periodo en el que nos dedicamos a enjuiciar y opinar sobre la vida de los demás.

Juicios estériles que nunca podemos emitir de manera objetiva porque vivimos un contexto diferente al de la persona juzgada.

Vivimos y conforme a lo vivido generamos una escala de valores…

Y no nos damos cuenta de que desde que dios murió, la escala de valores es propiedad de cada individuo, un tesoro personal e intransferible.

Aún así, insistimos en imponer nuestra escala de valores a los demás. Somos unos abertzales de la moral.

Decimos no ver mal actitudes y decisiones que atañen o son tomadas por otra gente, decimos incluso verlas bien, pero sabiendo que nos favorecen no las desarrollamos.

No las desarrollamos porque en nuestro fuero interno, la escala de valores que nos es impuesta, el patrón de conducta que nos instala en la cabeza Matrix como un yugo pesa más que nuestra voluntad de vivir.

Que no te digan lo que te gusta, que no te digan lo que es bueno, que no te digan cual es el momento justo. Tu cuerpo es tuyo, tu vida es tuya…

A tu adorable madre también la han programado, a tu adorable amigo le han volcado dos gigas de información, tu querida pareja no ve más allá de las narices de Matrix.

El mono evoluciona a hombre, el hombre a superhombre.

El eslabón perdido entre nosotros y el prehomínido nos dotó de nuestra capacidad racional.

El eslabón a encontrar entre nosotros y el superhombre será capaz de construir su propia escala de valores y su propia moral.

¿No les hará a otros lo que no le gustaría que le hicieran? o ¿será capaz de hacerlo para preservarse y preservar a los suyos?.

¿En todo lo bueno hay algo de malo y en todo lo malo hay algo de bueno? o ¿si el fin es bueno lo poco malo es bueno también?.

Nuestro fin esta noche es ser felices…

Y si queremos serlo no debemos dejar que nadie nos diga que una diferencia de edad de 13 años es mucha…

Tú me haces feliz con ese olor a chicle…

Con esos pantalones blancos…

Con ese cuerpo aún sin desbordar…

Me haces feliz deslizándote entre mis manos…

Me intrigas con esas reglas aprendidas, haciendo que me cabalgas sin llegar a follarme…

Me haces feliz reclinada en el asiento, empañando los cristales…

Feliz al oírte jadear, al bajar tu pantalón.

Dejándote amasar en este ambiente de vendetta, de venganza por la indiferencia de tu ex novio.

Piel tersa, busco tus botones y los aprieto con brío mientras no eres capaz de abarcar toda mi polla con la mano.

Convulsión en este asiento trasero y trabajos manuales. Tu mano se agota mientras descubres que no soy un crío.

Ahora que la saliva resbala por tu palma, que te indico la presión justa, el sumun de mi escala de valores está cerca…

Perdona por el lamparón.

miércoles, 14 de abril de 2010

Xxx... II









El conjunto de habilidades cognitivas que empleamos en la seducción las aprendemos de manera empírica.

Si lees el “Kamasutra” o “Historias de O” no eres mejor amante.

Si lees “Las edades de Lulú” no te follas a una Lolita.

Mis treinta y dos años de empirismo me dicen que cuando una mujer tiene pareja hay que esperar a que te abra ella la puerta.

Mis treinta y dos años de empirismo me dicen que cuando su pareja sabe donde trabajas o donde resides, hay que dejarse una salida de emergencia.

La forma de aprender sobre la amistad también es empírica. Mis treinta y dos años de empirismo me dicen que él y yo no somos amigos, solo conocidos.

Se ha vuelto a ir de viaje y mis treinta y dos años de empirismo me dicen que me voy a meter en un lío.

La voz de la experiencia me telegrafía los movimientos de tus fichas.

Este es nuestro último asalto antes de que me hagas jaque mate.

En mi despedida te voy a tratar como te mereces…

Tu cara contra la pared del pasillo…

Tus vaqueros bajan hasta las rodillas, son grilletes que no te dejan andar…

Mi polla ya dura, entre tus cachetes…

¿Por qué me provocas?.

Zas!!!, mi mano golpea tu glúteo.

Zas!!! Te golpeo y muerdo tu cara.

Zas!!!

Sin compasión te despojo de la camiseta.

Zas!!!!

Escupo en tu espalda…

¿Qué que hago?, tratarte como mereces…

Escupo de nuevo…

La saliva resbala…

Zas!!!

Mis dedos se marcan en tu piel.

Zas!!!

Más saliva en tu espalda…

Escupo en tus glúteos…

Zas…

Escupo en la raja de tu culo…

Zas!!!

Te separo de la pared y separo tus cachetes…

Escupo en tu esfínter…

Lamo tu donete…

Zas!!!!

Tu cuerpo en el suelo…

Tu cara contra la tarima…

Mi polla se embadurna de mi saliva…

Mi polla feliz entre tus nalgas…

Zas!!!!

¿Te doy miedo?.

¿No consigue dártelo él?.

Mi polla con prisas apunta a tu esfínter…

Aprieto…

Se clava…

Atravesando tu agujero semivirgen…

Me clavo…

Dios…

Poco a poco entra…

Grita…

Casi entera…

Te dilata…

Veo tu sangre…

Y oigo tus gritos…

Gritos que no me importan…

Porque Roma no paga a traidores.

Hasta nunca.

_
No hay mejor culo para ilustrar esta entrada que el de mi admirada Maya Rincón. Gracias Mayita por todo lo que das.
_

domingo, 21 de febrero de 2010

Xxx


Amistad…

¿Qué es la amistad?. Si el amor es solo la evolución natural de una serie de sentimientos, ¿no sucede lo mismo con la amistad?

¿Es lo mismo ser amigo que tener una relación de amistad?, ¿qué distingue un amigo de un buen compañero de trabajo?.

¿Incluso la amistad es algo a cuestionar en una sociedad tan relativa?.

¿Eras mi amiga?, ¿un hombre y una mujer pueden ser amigos?.

¿Él es mi amigo o solo cultivamos una relación de amistad en el trabajo?.

Cuando él estaba junto a nosotros me dabas pequeñas muestras difíciles de apreciar. Me decías “luego te doy lo tuyo” con pícara sonrisa junto a la fotocopiadora. Me decías “que pecho tienes para lo delgadito que estás”.

Cuando salió de la empresa me dijiste “ahora quien va a cuidar de mí, ¿tú?”.

Y mi dogma me dice que la mayoría de las cosas son relativas…

Y relativizo su amistad porque no es un amigo, solo un conocido.

Y mi dogma me dice que los hombres, ante la inseguridad de no saber si sus crías son realmente suyas, buscamos siempre fecundar el mayor número de hembras posibles.

Y mi dogma me dice que las mujeres, ante la posibilidad de perder el sustento para sus crías, necesitan atar todos los cabos bien atados antes de ser infieles. Necesitan compartir sentimientos con el amante, cerciorarse de su discreción, establecer con el amante una complicidad que le pone en la misma situación que a la infiel.

Mi dogma me dice que es más infiel el que lo es tres veces con la misma persona que el que lo es tres veces con distintas.

Mi dogma me dice que las mujeres son más infieles que los hombres porque le dan más al amante. No entregan solo su cuerpo, también su mente.

Me fuiste poniendo el capote un mes después de que él saliera de la empresa.

Me fuiste contando que la relación no iba bien.

Y al poner la muleta comprobaste que soy un toro que embiste, un toro bravo, toro con mirada de malote, el toro que mató a Manolete.

Me dijiste que se iba de viaje por trabajo…

Me dijiste “necesito hablar”…

Me dijiste “me siento sola”…

Me dijiste “no me valora”…

Me dijiste “está en su mundo”…

Me dijiste “no follamos”…

Tus labios carnosos se abren para mi lengua…

Finges…

Finges arrepentimiento…

Finges culpa…

Finges asexualidad…

Finges vivir sin premeditación y alevosía…

Pero tienes que dejar de fingir…

La blusa blanca abre filas al paso de mi mano…

Son tan tersas como aparentan en verano cuando en la hora de la comida salimos a tomar el Sol.

Tu espalda se clava contra el respaldo de la silla mientras como tu boca y desabrocho esa blusa…

El suje negro es la cárcel de tu esplendor…

Subo la falda de tu traje chaqueta mientras separo tus piernas…

Piernas sin medias porque preparando la jugada “te pusiste cómoda”…

Me cuelo entre tus muslos y cae tu suje…

Tersas y pesadas…

Pezón oscuro…

Coño sediento…

Comienzo mi exploración, te quiero hacer partícipe de mi técnica…

Pero tú, puta de ti…

Te pones a cuatro y veo tu esfínter y tus labios mojados…

Y tú, puta de ti, golpeas mi pelvis con tu culo…

Puta de ti, tienes más sed que yo…

Puta de ti, me abro paso en tu interior…

Gimes, respiras, inmóvil porque en la segunda sacudida me desboco…

Aprieto, retengo la riada…

Sigo…

Fuerte...

Rápido…

Agarro tu culo firme…

Te corres gimiendo hasta mancharme…

Corro, vuelo sobre ti…

En el suelo del salón en el que él desayunaba este lunes…

Puta de ti, hoy no eres puta, eres libre…

Y en el latigazo de mi corrida sacudo mi polla con violencia…

Cielo, la técnica queda para los siguientes de esta noche…

Y para amainar tu sentimiento de culpa te recuerdo que lo importante no es ser fiel, es ser fiel a uno mismo…

Cerrando nuestro círculo de complicidad, tú conoces mi blog, yo cuelgo tu foto en él. No se lo digas a nadie compañera.

lunes, 8 de febrero de 2010

N...







Sin tiempo…

El sistema nos priva de lo que nos gusta para que vivamos en el esfuerzo permanente de conseguirlo…

¿Nos priva de lo que nos gusta o nos gusta lo que no podemos tener?...

Sigo con el recuerdo permanente de tu piel…

Cuero perfecto en el asiento trasero de un Ibiza…

Cuero sobre el que me resbalo…

Cuero que recuerdo…

Recuerdo que me confirma que el tiempo es oro y tu y yo llevamos semanas arruinados…

Arruinados…

La ruina del sin-tiempo…

La ruina de la obligación por encima del placer…

Sentarme a escribir es sentarme a estructurar ideas.

Es mejor esto que hablar solo, socialmente está mejor visto…

Estructuras las ideas propias, las haces fluir sin que vengan de sopetón…

No gesticulas sin pronunciar palabra y compruebas si hay algo de calidad en lo que pasa por tu cabeza…

Tus ideas descansan encajadas en párrafos, fluyes sobre el papel, este es mi flow sobre una base monocorde,…

Base monocorde…el ruido del pilot sobre el papel, adoro a este DJ de tinta negra…

Te recogí en el Metro de Mar de Cristal y ya entonces carecíamos de tiempo…

Cara de experiencia, cuerpo de atleta, medias de putita…

Cerveza y coca cola…

Sin tiempo…

Cabeceas mi boca como un delantero alto tras un esférico…

Cabeceas y metes gol…

Con ademanes de puta…

De puta encantadora…

Nos agarra el calentón sin sitio…

Sin tu casa…

Sin tiempo para un hotel…

Bajando hacia Hortaleza casi me salto los semáforos…

Mientras amaso tus muslos…

Mientras castigas tu botón…

Sin tiempo y con un buen calentón…

El Campo de las Naciones lleno de oficinistas…

Me exiges intimidad…

Cruzando la M-40…

En esta carretera…

Entramos en Valdebebas y por primera vez me siento madridista…

En el parking de esta ciudad deportiva…

El cristal no se empaña…

Y tu cuerpo perfecto de nadadora envuelta en cuero…

Voy a follarme una pantera…

Una pantera vaginal para la que el clítoris es una anécdota…

Amaso tu cuerpo duro…

Te agarras a mis pectorales…

Te la comes con ansia y te tengo que parar…

La botella de Champán se va a descorchar…

Te penetro y consigo un registro vergonzoso de apenas cuatro segundos…

Un registro que provoca mi risa…

Y nos prometemos follarnos en una cama, pero no llega el día.

Te quiero poner mirando al Aeropuerto y muero de angustía porque no llega la hora…

¿Quieres volver ser mi fulana?.

Una entrada corta como nuestro encuentro.

jueves, 21 de enero de 2010

LUCIA V







Sin tiempo para más, fotos de Lucia...

domingo, 10 de enero de 2010

LUCIA IV







Dogmas

Hay mujeres que te otorgan el rol de novio sin serlo. Compañeras de trabajo que toman todos los días café contigo y se muestran celosas cuando no lo haces, compañeras que siempre se ponen a tu lado cuando estás en un grupo de gente demostrando que eres su macho de referencia.

Hay mujeres que te otorgan el rol de novio si serlo. Que necesitan un macho en sus vidas y te eligen sin importarles tu opinión o que tienen un macho que no cumple con todos los aspectos que ellas consideran propios de una relación. Las que están en el segundo caso te eligen para que completes esa parte del puzzle que no pueden completar con su chico.

Hay mujeres que quieren que estés perennemente dispuesto a tomar café con ellas sin follar contigo.

Hay mujeres que quieren que salgas con ellas a bailar una noche entera sin follar contigo.

Mujeres que pretenden que seas su consejero, su psicólogo, su psiquiatra, su neurólogo, su entrenador personal, su mecánico, su escolta, su amigo pero no su amante.

Hay mujeres que aguantan a un ceporro y buscan rellenar contigo los vacíos que él las deja. Son mujeres que no se creen infieles porque asocian la fidelidad a la unión pollita-chochete.

Quizá no son infieles pero son unas putas dogmáticas.

Putas dogmáticas que tienen que aprender que los dogmas se caen…

Los dogmas caen como un muro dividiendo Berlín.

Caen como la estatua de Sadam Hussein.

Caen como el plan de huida de Ceaucescu.

Putas dogmáticas…

No follarte a otro es dogma de fidelidad, la fidelidad para ellas es una cárcel.

El dogma dice que tienen que tener novio.

El dogma les dice que no se pueden ir de vacaciones solas o con unas amigas.

El dogma les dice que si tontean con un chico en un bar y no le besan son fieles.

El dogma les dice que si le asignan a un compañero de trabajo el rol de novio y no se lo cepillan, no son infieles.
Escucha lo que dice el dogma puta dogmática: “si no quedas a cenar con un compañero de trabajo hasta que lo has dejado con tu novio, eres fiel”.

Putas dogmáticas…

Mi Dogma les llama a gritos putas dogmáticas.

Mi dogma les grita a la cara que todo es relativo y les invita a relativizar su dogma carcelario.

Mi dogma les dice que si no son capaces de relativizar la cárcel en la que viven, son unas putas dogmáticas reprimidas.

Mi dogma me dice que me prohíba tener dogmas, mi dogma es el anti-dogma.

El dogma marca el sendero por el que desfila el rebaño. La rapidez con la que cae el dogma nos recuerda que todo es relativo, todo menos el tiempo y que tu y yo somos animales.

Animales que debería ponerse a follar después de olerse.

Lucía, las mujeres como tú sois las verdaderas feministas.

Lucía, no eres golfa, eres libre.

Lucía, me bajo de mi coche para subirme al tuyo.

Lucía, atravesamos en tu Passat este barrio obrero, hábitat natural del yonki en los 80.

Lucía, mientras buscas Hermanos García Noblezas levanto tu falda de colegia y compruebo que esas medias color carne me van a volver loco.

Lucía, eres lo que más luce en este antro, entre decibelios, sin garrafón y con destellos.

Te miran todos y todas mientras me cuelo en tu paladar con ayuda del ron.

Lucía, acaricio el final de tu media bajo la falda.

Lucía, tu cabeza caliente maquina nadando en el ron.

Lucía, ron con piña, sabor y besos de niña.

Sabor y besos de niña en toda una mujer.

Lucía, con una minifalda de apenas veinte centímetros quieres jugar al billar.

Jugar al billar, ¿a que juegas Lucía?.

El taco reposa entre tus muslos arrugando las tablas de la falda.

Lucía, el gordo que te mira debe follar menos que los Roper. Sus amigos van por el mismo camino.

Lucia, el gordo te mira, se buena… Cuando te agaches separa bien las piernas para que vea lo que me follo.

Lucia… El gordo tiene material pajero para un mes con tu recuerdo.

Lucia, sabes que lo que más me gusta es sentirme el macho dominante, gracias por esta sensación.

Lucia, me ganas en todas las partidas.

Lucia, en la esquina de la barra tomamos la segunda mientras acaricias mi verga por encima del pantalón.

En la mesita, junto a la pista, me bailas como un zorrón discotequero y me noto alguna fuga.

En la mesita, te ríes como una cachonda cuando te digo “con este jersey parezco Miguel Bosé cuando llevaba falda”.

Tus manos al volante, mis manos en tus muslos.

Te hago un test de humedad y compruebo que me tienes muchas ganas.

Trasatlántico a la deriva, el Passat no se queda en el carril, no eres capaz de conducir mientras castigo tu clítoris en Hermanos García Noblejas.

Doblando por Ascao, desenfundo mi polla y me masturbo. Me alivian tus lametones en cada semáforo pero tu succión me devuelve al sufrimiento.

En tu cama te dejo puesta la falda, nuestras diferencias de tamaño las solucionamos con cariño.

Vuelves a mandar encima y coges carrerilla antes de cada orgasmo.

A perrito con la falda hasta el pecho me desbordo en un orgasmo de una duración muy especial y me recuerdo a los cerdos con sus orgasmos de media hora.

Lucia, sigue utilizándome, soy tu puta.



Lucia: A la espera de tus fotos pongo otras.