domingo, 19 de julio de 2009

BARBERIA DEL SUR





















Gracias por dejártelo para mí…

Gracias por aguantar con este calor y con el bikini más anchito…

Menudo pedo llevaba anoche Felipe, te llevó a ver estrellas… Pero se olvidó del astro de tu coño.

Como ya sabes, me encanta la astronomía.

Ven siéntate en el lavabo, pensé que lo tenias menos rubito, será por las mechas.

Que guapilla eres, se te pasará con la edad.

¿Está fría?, sí, te va a hacer falta líquido refrigerante.

En tus ingles también está fría.

En tu pubis, en tus labios, en tu clítoris toma contacto con la temperatura del infierno.

Sale pura de tu esfínter, la perfección sigue sin gérmenes.

Cojo la espumita de afeitar…

Te embadurno y ya tiemblas…

Tranquila, no necesito gafas para ver de cerca.

Con la Gillette en la mano, cual cirujano que disecciona un órgano, mi órgano favorito, mi especialidad médica.

A la ingle izquierda, zas, primera pasada.

Zas, segunda pasada.

Limpio, sin sangre.

Ya babeas y no es agua con espuma.

Zas

Zas

A la otra ingle…

Zas

Zas

A tu pubis…

Zas

Zas

Y te dejo un camino, el camino que lleva a Belén.

Zas, con cuidado, tus labios tan cerca.

Y te dejo esas trallas que me dan pinchacitos en la polla cuando te follo con fuerza.

Es hora del aclarado, tu cara me dice que no puedes más…

Pero ahí no puedo usar mi after shave…

Y el sabor de la espuma en mi lengua no es desagradable.

Y te lamo como el perrito de Ricky Martin rápidamente para aliviar tu escozor…

Más rápido…

Mi saliva te hidrata…

Más, de arriba a bajo, de abajo arriba…

En un claro contraste dulce-salado.

Y ya que estamos abro tus labios…

Y te follo con mi lengua…

Y busco tu botón y te vuelvo a enseñar mi alfabeto mayúsculo.

La X

K

V

O

P

¿Prefieres la M o la W?...

¿Las dos?.

Las dos se suceden encadenadas mientras te follo con dos dedos.

Rápido, más rápido, mas…

Y ya vibras y tú pubis golpea mi cara, me siento como el sparring de Tyson,

Y terminas por noquearme…

Pero el combate sigue en el suelo, sobre el baldosín azul y frío.

Ahora se pueden dar golpes de cintura para abajo.

Tus rodillas en el suelo, tu cara contra el azulejo mientras te agarro fuerte de la nuca…

No me pidas que te trate mejor, contigo no sirve de nada ir a ver estrellas.

Te ensarto en mí, bienvenida a la dictadura de mi pene, mi polla será Mussolini durante los próximos diez minutos.

Un Duce que empieza a bombear despacio con Ciano y Lecquio colgando por detrás.

Que se endurece, me siento crecer en el orgasmo como una mujer.

Que te desgarra.

Follo tu culo con un dedo mientas mi otra mano no suelta tu nuca,

Y sigo con mi estaca rígida.

A muerte, acelero.

Aprieto para retener la riada y crezco aun más dentro de tí.

No eres dueña de ti, estás poseída por mi avalancha de polla.

Y sacudo tus nalgas en una demostración de autoridad.

Y ahora sin más se desborda el río y el condón parece el camping de Biescas.

Cásate con él pero no dejes de follar conmigo.

lunes, 13 de julio de 2009

FEMINISMO FOLLADOR.



















El escenario flota sobre el río Gállego, el agua azul turquesa.

Gracias por demostrarme que somos casi iguales, que el rol cómodo en el juego de la seducción que asumen tantas mujeres es un parapeto para paletas y cobardes que no arriesgan por lo que quieren.

Gracias por decirme “llevaba toda la noche esperando a que te soltara la rubia”.

Gracias por bajar conmigo al escenario desierto, por decirme que “las de Bilbao no follan” y hacerme pensar que vives en Madrid tu exilio sexual.

Gracias por esa cara tan guapa, esos ojos tan negros, esos dientes tan blancos esa lengua juguetona, esa sonrisa divertida, ese “que delgadito estás, como me gustas”.

Gracias por subir al coche y aguardar pacientemente a que mandara a mis amigos a tomar un “desayuno largo”.

Gracias por quedarte conmigo a solas en la habitación.

Cuatro capas de ropa de la que deshacerse culpa del frío. Pequeñita, buen culo, nos besamos con ganas, con impaciencia.

Fuera pantalones, caricias, busco tus muslos, por detrás al culo, lo amaso fuerte…

Pero no me dejas…

Me acaricias, me la coges por encima del boxer…

Pero no me dejas…

Me dices que tu semáforo está en rojo y te digo que hoy no importa, que otros días si, pero hoy te quiero entera aun con la regla…

Pero no me dejas…

Te beso los muslos, te recorro con mi lengua…

Pero no me dejas…

Mi lengua en tus ingles, aparto el tanga…

Pero no me dejas…

Busco tu botón, Epi Lady no es la mujer del amigo de Blas, a pesar de la dificultad añadida lo presiono…

Y te vuelves loca y quiero follarte entera…

Pero no me dejas…

Y no quieres con la regla y no me dejas si quiera cumplir…

Abres mi boxer, besas mi polla pero no te la comes…

La aprietas…

Duro, rápido, ritmo constante…

Polla que ha descendido barrancos, polla que ha escalado en Ordesa, polla que baja ríos y que explora el sur de Francia.

Duro, rápido, constante…

Polla repleta de líquido proteico, más larga de lo que adivinabas cuando solo estaba morcillona.

Polla que escupe y te embadurna…

Que te obliga a dejar en la habitación esa camiseta acartonada dos horas después.

Polla que te pone hasta arriba de mi esperma y del que no te libras del todo ni con la sábana.

Polla que aspira a follarte enterita en Madrid.

Gracias por ser así J, hasta pronto.

domingo, 5 de julio de 2009

En su casa















Me gusta cumplir con la palabra dada y me encanta follarme a Tamara.

Sus padres de viaje, la hermana pequeña no viene hasta la tarde.

Sol de Julio, calor casi de Agosto.

Cuando te depilas estás más cachondo, cuando no tienes que trabajar en diez días también, el trabajo dignifica al hombre pero le quita ganas de follar.

Al fin falda de tablas, al fin mi colegiala.

Sentados frente al espejo, blusa blanca, empitonada sin sujetador.

Acaricio los muslos frente al espejo, los recorro despacito, los aprieto, se empieza a averiguar la piel de naranja y me pone más cachondo saber que ya no es una cría…

Es una mujer con imperfecciones de mujer, imperfecta como yo…

Subir la falda de tablas…

Abrirla frente al espejo… Espatarrarla…

Sentir esa respiración acelerarse, esos pezones desgarrar la blusa…

Esta polla que me impide ir despacio hoy, no me deja controlar el ritmo…

Y mi lengua la recorre, le folla el cuello, el escote…

La pongo en el suelo, boca abajo, mi legua sigue buscando… Esos cachetes, mordisqueo, ese esfínter saboreo… La perfección no tiene gérmenes…

La follo con dos dedos…

Se arquea para mí… Le follo el culo con un dedo…Me faltan dedos pero tengo una polla, un falo que va a reventar…

A Tamara se le pone cara de China, se le caen dos lágrimas y es momento de secárselas en la cara con el pene…

Y darle un poco de mi polla, pero solo un poco porque tengo prisa y ganas de desgarrar sus entrañas…

Tamara succiona y me crece como pocas veces, depilado, orgullo de polla.

Y me siento y la siento en mí… Baja despacito por mi mástil…

Hasta un fondo que no es capaz de calibrar…

Sube

Sube y baja.

En cuclillas, muy de porno, poco de amantes.

La siento del todo, la abro mas, le sujeto firme del culo.

Y zarandeo su cuerpo como si fuera una muñeca.

Duro, firme, pollazos autoritarios que no perdonan y que le enseñan el verdadero final de recorrido de mis veinte centímetros.

Tamara ya vibra en mi silla eléctrica, Tamara me empapa y se moja de mí.

El esperma mezclado con flujo cae sobre la tarima.

Tamara me despide con prisas no vayan a venir su hermana o Felipe.

No la veré hasta después de las vacaciones.

Solo quiero repetir.
i.maestro@hotmail.com